Débito directo SEPA, la mejor manera de garantizar el cobro.

 

En Europa, ahora es posible usar el débito directo SEPA, un sistema que permite recibir pagos de los países europeos miembros de la Unión Europea. Permitiendo una mejor gestión de los flujos de efectivo y evitar muchos problemas de recuperación, el SDD (SEPA Direct Debit) ofrece muchas ventajas tanto a la empresa que lo utilice, como al cliente que autoriza el débito a su cuenta.

 

¿Pero qué es realmente el adeudo directo?

El SEPA Direct Debit (o simplemente SDD) es en realidad un medio de pago automático utilizado para la liquidación de cuentas ocasionales o recurrentes. Se puede usar, por ejemplo, si un cliente solicita un régimen de pago a plazos: es más seguro para el acreedor solicitar SEPA Direct Debit para asegurarse de recuperar la totalidad de la reclamación sin tener que esperar o reclamar el pago del cliente en cada ocasión.

Sin embargo, El SEPA Direct Debit sólo es posible si el cliente autoriza al acreedor a utilizarlo. La ventaja es que funciona desde un banco a otro y no hay límites en cuanto a cantidad: se puede utilizar el adeudo directo de la misma forma para una factura de 10 euros como de varios miles.

 

una mejor gestión de los flujos de efectivo

¿De dónde viene el adeudo directo?

Antes de la norma SEPA, los pagos entre empresas de diferentes países europeos eran bastante fastidiosos. De hecho, debido a las diferencias que existían entre los diferentes sistemas bancarios, a menudo se necesitaban muchos datos y el pago se tenía que efectuar en varios formatos, lo que implicaba que recibir un pago del extranjero suponía tiempo y un coste relativamente elevado.

Durante el Consejo Europeo de Lisboa de marzo del 2000, uno de los objetivos era hacer de Europa una de las economías más competitivas del mundo, queriendo alcanzar esta meta antes del 2010. Muchas leyes se modificaron desde entonces para armonizar la legislación de los pagos del euro y no euro. Y ahora, desde el 1 de agosto del 2014, todos los pagos realizados en euros en los países miembros de la eurozona deben ser recogidos por el sistema de débito directo SEPA.

 

Los diferentes tipos de adeudo directo.

Hay dos tipos (o patrones) de débito directo SEPA diferentes:

En primer lugar, el diagrama más famoso, empresa-cliente (B2C o también llamado Core), que se aplica a los acreedores cuyos deudores son los consumidores. Con este esquema, es posible para los deudores solicitar un reembolso dentro de las 8 semanas después de la recogida en su nombre.

El segundo esquema es del patrón básico de negocio a negocio (B2B). Está, por lo tanto, a disposición de los acreedores cuyos deudores son simplemente profesionales. Aquí, en oposición con el tipo anterior, los deudores no pueden ser reembolsados después de una deducción de su cuenta, excepto, por supuesto, en caso de error. Si se desea anular, hay dos procesos posibles: llegar a un acuerdo o procesos judiciales.





¿Por qué utilizar el adeudo directo?

El uso de débito directo SEPA ofrece una multitud de ventajas tanto para el cliente como para el proveedor, aunque, por supuesto, los beneficios de utilizar el adeudo directo son mayores para el proveedor que para el cliente.

Para el cliente, el uso de débito directo SEPA representa una ventaja ya que le permite aplazar el pago: se válida la autorización de cargo y el pago se lleva a cabo más tarde. Se optimiza su tiempo, sobre todo si se tiene la intención de pagar la factura. Es un ahorro de tiempo  al evitar el control en el momento del envio.

También evita cualquier retraso en los pagos, lo que puede dar lugar a interrupciones en el servicio o sanciones.

Para el acreedor, los beneficios del uso de la SDD son muchas: disminuye las posibilidades de no recibir el pago, el procesamiento de facturas es mucho más fácil, el acreedor se asegura de recibir su pago al vencimiento y por tanto sus flujos de caja son mejores. No olvidemos la importancia de una buena gestión del flujo de dinero en efectivo para un negocio saludable: recordemos el caso de la famosa startup Save.

¿Cómo convencer a un cliente para pasar al débito directo SEPA?

Los españoles son menos propensos a usar el pago por SEPA que la gran mayoria de los alemanes. Sin embargo, hay que perseverar. Aquí están algunas técnicas para animar a sus clientes a cambiar a los adeudos directos SEPA.

  • El método que mejor funciona es ofrecer un descuento por pagar por SEPA. Por lo general, las empresas ofrecen un descuento del 2 al 4% para animar a sus clientes a aceptar un mandato de adeudo directo. Perder el 4% de su ingreso de venta no es nada comparado con los beneficios y la seguridad que puede ofrecer  el SDD.
  • Si no desea reducir sus márgenes, sólo tiene que ofrecer un plazo más largo para el SDD. De 30 días a 45, por ejemplo.
  • También puede decidir que ese sea su único medio de pago. Este es el caso de algunos operadores de telecomunicación que han decidido adoptar esta estrategia.
  • También puede imponer unos costes adicionales por usar otras soluciones.

Dunforce también le puede acompañar en este importante tema. Con nuestra plataforma, si lo desea, puede configurar un servicio de débito directo SEPA.

Sus facturas se envían a sus clientes y cuando llegan a vencimiento, les permite recaudar el dinero directamente o iniciar un plan de reclamación automático. El software administra toda la cadena, no tendrá que preocuparse de ninguna factura.

¡Hablemos ya!




Laura Castello

This entry has 0 replies